La transformación digital industrial, ¿por qué dar el paso?

Como consumidores, vivimos en un mundo digitalizado y esperamos que la tecnología trabaje continuamente para nosotros. Esto se refleja en nuestras exigencias a la hora de comprar productos y vivir experiencias. Por este motivo, las organizaciones de prácticamente todos los sectores necesitan invertir continuamente en avances que satisfagan a empleados y clientes potenciales. Las empresas que conforman el sector industrial son unas de las que más expuestas están a los cambios que está produciendo la digitalización. Estos cambios han surgido de los avances que se han dado en entorno industrial actual; las nuevas plataformas IoT (Internet de las Cosas), la nube (Cloud Computing), el Big Data y la Inteligencia Artificial entre otros.

 

¿Qué es la transformación digital en la industria?

La transformación digital en la industria es un conjunto de soluciones de innovación y transición hacia nuevos modelos de negocio y fuentes de ingresos que consiste en tres pilares fundamentales; la automatización, la mejora del proceso de fabricación y la optimización de la producción. Pero este tipo de transformación no se limita a las tecnologías que se utilizan, sino que representa una cultura de cambio integrada en todos los equipos de trabajo y una trasformación en la forma de gestionar las diferentes áreas. Sólo de esta forma la digitalización podrá tener un impacto realmente beneficioso en la producción de cualquier empresa
En otro post mencionamos la importancia del abordar la transformación digital industrial, pero ahora profundizaremos además, en qué ventajas conlleva para una empresa.

10 beneficios de la transformación digital

  1. Reduce los costes

La tecnología es una gran aliada para minimizar los gastos de una empresa industrial de cara al futuro. La integración de tecnologías digitales tiene como resultado una transformación de procedimientos y una digitalización de documentos que a su vez resultan en una optimización de procesos en general. Como consecuencia, se recortan gastos innecesarios, lo que supone una bajada en los costes laborales.

Además, la digitalización permite calcular y estimar gastos de forma infinitamente más precisa, asegurando que los presupuestos estén bajo control. Por último, elimina o sustituye tareas innecesarias dentro de los procesos, haciéndolos mucho más eficientes. Esta eficiencia se transforma en un ahorro de tiempo que se traduce en una reducción del coste de producción.

 

  1. Descentraliza la producción 

La transformación digital industrial dota a las empresas de sistemas de monitorización íntegramente remota, de forma que la producción puede seguir funcionando por sí sola. Esto implica que, en circunstancias excepcionales como el Covid-19, las empresas preparadas no hayan tenido que frenar su cadena de producción. Estos sistemas pueden trabajar sin parones y muchas más horas a la semana que cualquier trabajador.

Además, la digitalización incrementa la flexibilidad de las metodologías y su capacidad de reacción. Por ejemplo, si hay un problema en una planta de producción, se enviará un aviso automáticamente y se gestionará el problema independientemente del día, hora o de si se encuentra alguien físicamente presente.

 

  1. Aumenta la eficiencia y productividad

La conectividad de los productos inteligentes les proporciona la capacidad de comunicarse máquina a máquina (M2M) y esto les permite tomar decisiones descentralizadas. Para muchas de las tareas, ya no es necesario un trabajador en su puesto físico de trabajo como lo era antes. Este nuevo modelo de fabricación y producción elimina tareas monótonas y a veces incluso peligrosas, además de convertirlas en más precisas, eficientes y con una capacidad de respuesta mucho más rápida.

Más allá de optimizar los procesos y tareas, la transformación digital permite tomar decisiones más efectivas y rápidas, fundamentadas en datos precisos y en tiempo real. Además, los procesos de training, modificaciones y reparaciones causan muchos menos problemas por menos frecuentes y estar en gran parte automatizados.

 

  1. Genera nuevas oportunidades de negocio

Los nuevos sistemas digitales posibilitan la producción de nuevos productos y/o servicios que antes eran inviables para la empresa, y por tanto nuevas fuentes de ingresos. Además, la rapidez con la que se ponen en marcha nuevos servicios (de innovación o reorientación) es mucho mayor. A través de un buen uso del Big Data y la inteligencia artificial, las empresas tienen la posibilidad de experimentar para adelantarse a las tendencias y prever qué novedades triunfarán entre los clientes. Estas tecnologías pueden incluso facilitar que las empresas se responsabilicen con el medio ambiente, creando productos más ecológicos y menos dañinos para la tierra.

 

  1. Agiliza la reacción a la demanda

La capacidad de reacción de los sistemas de producción avanzados facilita una rápida respuesta a los volátiles cambios en la demanda. Las tareas pueden reprogramarse en cuestión de horas y los productos pueden ser producidos con patrones mucho más personalizados para cada consumidor. De esta forma, se puede obtener una mayor satisfacción por parte de los clientes sin necesidad de centrarse manualmente en cada uno de ellos.

  

  1. Fomenta una ventaja competitiva

Las nuevas tecnologías mejoran la calidad de los productos manufacturados, al incorporar en los sistemas de producción nuevas funcionalidades que mejoran el resultado. Esto potencia la diferenciación del producto en cuestión y le proporciona un valor añadido a la marca. Por otro lado, se generan exámenes de calidad exhaustivos que aseguran el cumplimiento de los estándares y de las diferentes normativas. Además, permite que los trabajadores pueden formarse y potencial sus capacidades profesionales en vez de estar desenvolviéndose en tareas que no aportan valor intelectual a la empresa.

 

  1. Estimula la innovación contra la disrupción

La transformación digital impulsa la cultura de la innovación, dando pie a que la empresa descubra nuevas propuestas de valor y tendencias próximas. Nutriéndose de los datos, las empresas tienen la posibilidad de innovar con información inexplorada previamente para prepararse de cara a tendencias futuras y por tanto ahorrarse dinero de cara a disrupciones futuras.

 

  1. Potencia la cohesión interna

El flujo de información que nace de la digitalización facilita la comunicación entre departamentos, permitiendo la fácil involucración en proyectos de personas de distintas áreas de la empresa. Además, concede una visión completa de las diferentes entidades del negocio para una gestión global mucho más provechosa. Por otra parte, el hecho de que la información sea inmediatamente accesible desde cualquier lugar y momento, facilita el trabajo entre diferentes equipos.

 

  1. Mejora la capacidad de uso de los datos

La transformación digital construye una cultura de toma de decisiones basada en datos recopilados por las herramientas tecnológicas. La mejora en los sistemas analíticos tiene como consecuencia una profundización en el análisis de datos. Esto potencia la toma de decisiones y recomendaciones fundamentadas y una rápida capacidad de respuesta.

 

  1. Atrae al nuevo talento

Las empresas que consigan transformarse con éxito serán las que atraigan mayor interés por parte de profesionales formados y con capacidades necesarias en este entorno complejo y disruptivo. Además, si el cambio se gestiona de una manera adecuada y responsable, beneficiará a todas sus partes, generando un mayor valor de satisfacción laboral para los empleados. La motivación humana, acompañada de las herramientas digitales eficaces, se verán reflejadas en la productividad y rentabilidad de la empresa.

¿Por qué es importante empezar la transición cuanto antes?

El nivel de competitividad de una empresa está directamente relacionado con su capacidad de gestionar procesos y aumentar su productividad. Según un estudio de McKinsey, empresas que antes vivían de media más de 60 años ahora viven menos de 20. Conforme sigue creciendo la competencia, más difícil se vuelve para las empresas sobrevivir en el mercado. Las empresas que deseen sobrevivir en su sector, deberán como mínimo adoptar la digitalización como parte fundamental de su núcleo.

La transformación digital en la industria ha pasado de ser una opción para conseguir una ventaja competitiva a ser una necesidad para sobrevivir en la industria 4.0 que nos envuelve. Con la industria 5.0 a la vuelta de la esquina, sin las competencias digitales que implica la transformación, las empresas no podrán seguir el ritmo a las demandas emergentes ni competir contra el resto del sector.

 

Nexus Integra, la plataforma para hacer realidad la transformación digital

Nexus Integra es la plataforma de operaciones integrada que genera un marco de referencia operacional para los activos industriales a gran escala y para las Smart Cities.

A través de una estructura de tres capas, Nexus Integra ofrece un centro de operaciones integral que permite controlar, monitorizar y gestionar todas las instalaciones y activos  de  la compañía, de una manera sencilla, rápida y autónoma. Se convierte así en una potente herramienta para lograr la transformación digital industrial real de forma eficaz y automática.

Estás pensando en transformar digitalmente tu empresa?
En Nexus Integra te ayudamos con tu proyecto