¿Por qué necesitas transformar tu empresa en una Smart Factory?

Antes de que llegara el Covid-19, la volatilidad ya se estaba convirtiendo en un lema entre los líderes de cadenas de suministro y fabricación. Ahora, a medida que las empresas se ajustan a la nueva normalidad, surge una pregunta indispensable a largo plazo: ¿Cómo podrán las empresas manufactureras superar los problemas causados por la crisis de la pandemia?

La crisis del coronavirus proporciona un nuevo sentido de urgencia para que los fabricantes fortalezcan sus negocios a través de la digitalización y se conviertan en fábricas inteligentes. Esto implica reinventar muchos de los aspectos de la fabricación tradicional, desde las líneas de producción hasta la fábrica y las cadenas de suministro.

Si quieres saber si estás preparado para convertirte en una fábrica inteligente y conocer las tecnologías que la componen, no te pierdas nuestro post sobre Smart factories.

 

¿Por qué es ahora más necesario que nunca?

Existen dos puntos clave para la eficiencia y agilidad de un proceso de fabricación:

  • La integración de los sistemas internos a la fábrica. Conectar todos los elementos dentro del sistema de producción.
  • La colaboración entre entidades y socios. La creación de alianzas estratégicas y de un eco-sistema colaborativo.

Estos dos aspectos deben aplicarse a toda la ruta de negocio, desde productos y servicios hasta operaciones y desarrollos de los empleados.

 

La digitalización crea cadenas de suministro más resistentes y capaces de afrontar imprevistos y crisis repentinas. Los siguientes puntos son algunas de las ventajas más destacadas para los negocios:

  • Posibilidad de trabajo y monitorización en remoto. La conectividad entre las máquinas facilitada por el Industrial Internet of Things (IIoT) permite coordinar sistemas, capturar datos, tener un control remoto de la producción. Esto evita posibles bloqueos en la fabricación en caso de no poder estar presentes físicamente en la planta.
  • Aumento en eficiencia y productividad con los mismos recursos. La capacidad de hacer un mejor uso de los recursos permite aumentar la eficiencia, reducir los plazos y costes de producción, permitiendo una mayor calidad de la actividad industrial.
  • Cambios de producción en respuesta a demanda. La capacidad de reaccionar a los cambios volubles de la demanda es de las mejores cualidades que puede tener un sistema de fabricación actualmente. Una forma de producción flexible y altamente adaptable es clave para la competitividad del negocio.
  • Logística digital y mantenimiento automatizado. Las fábricas inteligentes están dotadas de tecnologías de Machine Learning y Gemelos Digitales que, entre otras cosas, nos permiten realizar un mantenimiento preventivo y predictivo. Estas tecnologías evitan pérdidas por paradas en la producción previenen accidentes laborales y aumentan la vida útil de los equipos entre otras cosas.
  • Contrarrestar interrupciones por parte de proveedores. Los ecosistemas de fabricación y las herramientas digitales ofrecen a las empresas una respuesta más rápida y permiten una mejor colaboración entre socios. Al crear un efecto de “red”, acumulativo para los participantes, se genera un valor mayor que la suma de las partes, impulsando un mayor rendimiento y creando resultados exponenciales.

 

Fases de recuperación

A día de hoy, los fabricantes pueden dividirse en tres fases en referencia a su situación frente a la crisis:

  • Fase 1 – Supervivencia: capacidad de las empresas para entregar bienes al mercado a pesar de la situación.
  • Fase 2 – Recuperación: a través de iniciativas viables a corto plazo para hacer frente a la primera fase de la disrupción.
  • Fase 3 – Normalidad y evolución: un nuevo conjunto de habilidades centradas en tener una mayor agilidad operativa y aprovechar la inteligencia de la demanda en tiempo real y la visibilidad del proceso.

El objetivo de los fabricantes es el de llegar a la Fase 3 lo antes posible al menor coste para la empresa. Para conseguir esto, la clave está en la agilidad y la aceleración, pero… ¿Cómo conseguirla? A continuación, te damos todos los detalles.

 

Tipos de transición

Previamente hemos hablado de las tres fases por las que están atravesando las organizaciones durante este año. La transición entre unas fases y otras depende de su velocidad adaptación, existiendo tres tipos distintos:

  • Adopción acelerada: soluciones rápidas que ayudan a las empresas a responder y adaptarse a las nuevas normas. Suelen retrasarse los otros tipos de implementación hasta que la empresa sea capaz de sentar las bases o encontrar el músculo financiero necesario para invertir.
  • Adopción diferencial: para empresas que ya tienen las capacidades críticas y evolucionan a una categoría intermedia que ya requiere tecnología de la información (TI) básica, tecnología de operaciones (OT) e infraestructura de datos.
  • Adopción diferida: supone un mayor gasto de capital y es un proceso más complejo y sofisticado. Las estrategias se meditan con tiempo y están enfocadas a largo plazo.

 

La digitalización equivale a resistencia

Una Smart Factory es capaz de convertir cantidades masivas de datos en acción mediante el uso de análisis avanzados para identificar cuellos de botella, solucionar problemas, comprender las interdependencias de activos y reducir costes.

Las empresas deben implementar soluciones digitales más allá de su propia planta de fabricación, abarcando toda la cadena de valor de un extremo a otro para abordar los desafíos de planificación y replanificación. Además, para poder contrarrestar estos desafíos deberán contar con un elemento central que de visibilidad a todo lo relacionado con la previsión de la demanda, la planificación de suministro, la planificación de producción, la planificación logística y la planificación de operaciones y ventas.

 

Conviértete en una SMART Factory con Nexus Integra.

El Covid-19 ha dejado un escenario complicado y volátil para la mayoría de las industrias. Su efecto, al contrario que desvanecerse, permanecerá a largo plazo restructurando la forma en la que la industria trabaje. Si las empresas quieren mantener su competitividad, incrementar su productividad y generar nuevos modelos de negocio, deberán invertir su tiempo y dinero en avanzar hacia un modelo SMART Factory.

Nexus Integra es la plataforma de operaciones integrada capaz de convertir una fábrica tradicional en una industria inteligente con todas las medidas de seguridad obligatorias y con el fin de proteger los datos de sus clientes.

¿Quieres saber más sobre cómo implementar Nexus Integra y qué beneficios supondría para tu empresa? Ponte en contacto con nosotros para que estudiemos tu caso y recibir ayuda personalizada.

 

Tendencias-sector-industria-2021