Smart City como sinónimo de ciudad sostenible

Se prevé que en el 2050 un 85% de la población mundial viva en las ciudades. Esto hace que en los próximos años las urbes tengan que afrontar nuevos problemas relacionados con el abastecimiento energético, las emisiones de CO², la planificación del tráfico, la provisión de bienes y materias, entre otros problemas derivados de la superpoblación. Parte de la solución es establecer una conexión entre los activos que participan para asegurar un funcionamiento óptimo y que, a su vez, respete el medio ambiente.

Es precisamente el cuidado del medio ambiente lo que está despertando las alarmas. Los niveles de contaminación están alcanzando cifras sin precedentes y el cambio climático avanza sin freno. El aumento de población no haría más que seguir perjudicando la salud del planeta, a no ser que se actúe de forma diferente. Es aquí donde entra en juego la Smart City, una solución a esta problemática.

En los siguientes párrafos hablamos de las características de una ciudad sostenible y establecemos la relación con las ciudades inteligentes. Tras lo más general, que es la ciudad, nos centraremos en la sostenibilidad en edificios e industrias, que contribuyen a generar la mencionada ciudad sostenible.

¿Cómo es una ciudad sostenible?

Una ciudad sostenible es aquella en la que la gestión de recursos es eficiente. El Big Data, el IoT y la Inteligencia Artificial permiten la puesta en marcha de generación de redes eléctricas inteligentes para prever picos de demanda. Los sensores permiten medir la calidad del agua o detectar fugas, fomentando el mantenimiento predictivo que evite costes innecesarios. Y del mismo modo con los sistemas de iluminación, que además pueden programarse para minimizar gastos y reducir el consumo.

También la previsión de atascos, horas punta en el transporte público o la búsqueda inteligente de aparcamiento puede contribuir a este fin sostenible. Se reducirán las emisiones de gases nocivos, y una mejor gestión del transporte público podría propiciar su uso y, en consecuencia, reducir el transporte privado con su consecuente contaminación.

En primer lugar, se analiza el tráfico a través de los datos generados por cámaras o sensores en determinados puntos como las paradas de autobuses. Más adelante, se hace llegar esta información a tiempo real a los ciudadanos o responsables de tráfico. De este modo, se optimiza la forma en que los diferentes actores se mueven por la ciudad y se hace un uso del transporte más eficiente.

Pero una ciudad sostenible no puede serlo sin que todos sus componentes lo sean también. Los edificios y la industria son elementos que conforman la ciudad, y es igual de importante que en ellos también se respeten los principios de sostenibilidad. El Smart Building y la Smart Industry persiguen los mismos objetivos que la Smart City, y eso incluye el respeto por el medio ambiente.

Smart Buildings

Los responsables que tengan acceso a una plataforma centralizada son capaces de visualizar en un pantallazo el comportamiento del edificio para realizar los ajustes necesarios. Se puede llegar a controlar y automatizar sistemas como: la iluminación, las tomas de fuerza, la calefacción, el aire acondicionado, electrodomésticos, puertas, ventanas, persianas, riego, generadores de ACS, etc.

En los próximos años se conseguirá un consumo más sostenible y eficiente en los edificios, veremos que cada vez son más capaces de prever la temperatura ambiente y contratar la luz en función de sus necesidades, como por ejemplo cuando el kilovatio se encuentre más barato. Con la implementación de nuevos sistemas inteligentes en los edificios conseguimos disminuir el consumo de luz y lograr mayor eficiencia y sostenibilidad.

Industria sostenible en la Smart City

La transformación digital es una realidad inminente en muchos sectores de la industria. La gestión inteligente de los activos, el control de los procesos y la extracción de datos con los que tomar decisiones de forma más precisa, es beneficioso para la empresa, pero también lo es para el medio ambiente. Esta nueva forma de producción supone una reducción en las emisiones de gases y, en definitiva, son formas de producción menos nocivas con el medio ambiente.

Alcanza la sostenibilidad en tu ciudad con Nexus Integra

Nexus Integra es el elemento habilitador del cambio, que hace posible que una ciudad tradicional pase a ser una Smart City, gestionando desde una misma plataforma todos los servicios de la ciudad para conseguir una mayor eficiencia y también mejor calidad de vida de sus ciudadanos.

¡Contacta con nosotros y te ayudaremos a que tu ciudad llegue a ser una Smart City!