La creciente densidad demográfica y evolución de las tecnologías ha contraído nuevos hábitos y formas de concebir la vida. Del mismo modo, paralelamente se ha producido un aumento de la demanda energética debido a su elevada implicación y relevancia en el desarrollo y crecimiento económico de nuestra sociedad. El efecto directo de la energía en la productividad, la salud, la educación, el abastecimiento, la comunicación, entre otros, la define como un factor fundamental.

Es evidente que la energía es un elemento esencial, pero sus consecuencias negativas tales como: deterioro del medioambiente, agotamiento de recursos y dependencia energética, ponen en el punto de mira alternativas y/o soluciones de eficiencia energética.

Las nuevas tecnologías cobran mayor protagonismo ante la alarmante necesidad de reducir la emisión de gases y el desarrollo de un modelo económico más sostenible y ecológico. Por ello, empresas e instituciones se encuentran en un proceso de implantación de tecnología como: Inteligencia Artificial y Big Data para mejorar plantear alternativas.

 

Oportunidades energéticas

El sector industrial, como principal consumidor de energía, busca alcanzar la eficiencia energética mediante la recopilación y visualización de datos para evitar el desperdicio de energía y llevar a cabo un ahorro inteligente.

Pero ¿qué es realmente la eficiencia energética? Éste es un término que puede aplicarse tanto a consumos de energía como a procesos productivos, empresas e instituciones, cadenas de valor, etc. que consiste en la aplicación de soluciones tecnologías que, además de suponer una ventaja competitiva, generan un impacto positivo: medioambiental, social y económico.

En definitiva, consiste en reducir tanto las pérdidas de energía como el consumo de energía y otras materias primas, en este caso, en los procesos productivos.

 

La Inteligencia Artificial se nutre de Big Data

Sin ser consciente, el ser humano es un generador de información constante. Información la cual es recopilada y analizada por sistemas de Big Data. Éste es capaz de aunar enormes cantidades de datos los cuales interactúan entre sí, y es justamente el continuo incremento de datos y la velocidad de procesamiento el detonador de la Inteligencia Artificial.

Es decir, el uso de la información como fuente de aprendizaje y su aprovechamiento para el desarrollo de soluciones que logran mitigar daños e incluso prevenirlos es a lo que hoy denominamos Inteligencia Artificial.

Dentro de la disciplina de la Inteligencia Artificial existen diferentes tipos; La inteligencia Artificial, que hace posible que una máquina simule el razonamiento humano; el Machine Learning (ML) una subcategoría de la IA donde el ser humano prepara a las máquinas para reconocer patrones basados en datos y hacer así predicciones y; Deep Learning (DL) una subcategoría del Machine Learning donde la máquina es capaz de razonar y aprender de sí misma.

En definitiva, la gestión y el procesamiento de datos masivo supone una herramienta fundamental para las empresas que implantan la IA en sus procesos y buscan posicionarse con un alto nivel de analítica competente.

 7 mitos sobre Inteligencia Artificial y Big Data

 

La Inteligencia Artificial y Big Data en la industria

El sector industrial se está enfocando en el uso de sensores inteligentes para tener una visión detallada de cada parte del proceso productivo, recogiendo así datos que se procesan, almacenan y, posteriormente se convierten en información cualitativa.

El uso de la Inteligencia Artificial y el Big Data ha ganado protagonismo gracias a su excelente aplicación en la gestión energética mediante la recopilación, análisis de datos y optimización autónoma.

  • Mejora de los procesos y optimización de rendimiento.
  • Implantación de sistemas de mantenimiento predictivo que favorecen la mejora de los servicios y el ahorro de costos.
  • Eficiencia de los procesos gracias a la flexibilidad y adaptabilidad del trabajo en la nube.
  • Alerta de fallas y rápida proactividad en las líneas de producción.

Su aplicación en las fábricas permite interpretar la información generada y recopilada, a partir de la cual, los algoritmos son capaces de encontrar puntos óptimos de rendimiento tanto en el área productiva como en las dependencias de control y gestión administrativa.

 

Edificios inteligentes, no sin IA y Big Data

El aumento de la demanda energética de los países súper-poblados y la escasez de recursos, ha propiciado nuevas formas de desarrollo en las ciudades, como la dotación de sistemas inteligentes en edificios con el objetivo de obtener mayor eficiencia y reducir el impacto medioambiental. Es lo que deriva en el concepto Smart Building, de los cuales se compone una Smart City o ciudad inteligente.

La implantación de la tecnología para mejorar la eficiencia energética en las ciudades es ya un hecho. Los edificios inteligentes recopilan, procesan y analizan miles de datos para administrar de forma eficiente los recursos energéticos y otros suministros.

Mediante la aplicación de tecnología de alto impacto se pretende generar nuevos hábitos de consumo, mejorar la gestión de los recursos y fomentar el uso de energías renovables. Es decir, se adaptan las infraestructuras de la urbe al cambio medioambiental.

 

Consigue una alta eficiencia energética con Nexus Integra

Nexus Integra es la plataforma con la que podrás centralizar los datos, obteniendo un marco único de gestión y una visión 360º de tu organización. Nexus Integra te ayuda a reducir el consumo y alcanzar la eficiencia energética en tu edificio o planta industrial.

Solicita un estudio gratuito a nuestros especialistas.

ebook-big-data-RRSS-ES